Entrenar con bosu: ¿sí o no?

Entrenar con bosu: ¿sí o no?

El bosu es uno de los implementos más conocidos para el trabajo de la propiocepción. ¿Lo has probado yo?

En los últimos años se ha puesto muy de moda entrenar con bosu, un implemento deportivo que es, para entendernos, “medio fitball” (como ves en la foto). Las posibilidades de trabajo con él son casi infinitas y permiten centrar el esfuerzo en mejorar la propiocepción, gracias a las condiciones de inestabilidad.

El bosu se puede utilizar de manera aislada (sin otro material): apoyando los pies sobre la zona curva se trabaja el equilibrio y se fortalecen los tobillos. También se puede combinar con otros materiales –como, por ejemplo, mancuernas– para lograr un trabajo más completo e integrado que contemple la fuerza a nivel global.

Ventajas e inconvenientes de trabajar con el bosu

Además de los beneficios ya mencionados, el bosu también puede aportarnos grandes ventajas al usarse como complemento para otro tipo de trabajos (por ejemplo, para el entrenamiento en suspensión), pero al final se puede caer en la tentación de utilizarlo “para todo”.

Es importante incorporar el trabajo inestable a las rutinas de entrenamiento, pero un exceso de este tipo de ejercicios puede acabar ocasionando dolores y lesiones en los músculos y en las articulaciones de las piernas. Aunque pueda resultar obvio, es importante mantener una cierta prudencia y “no abusar”: ¡no se trata de pasar 40 minutos seguidos todos los días haciendo equilibrios encima del bosu!

Por si te animas a probar este complemento, te dejamos un interesante vídeo con ejercicios. ¡Que aproveche el entrenamiento!

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=NjQ6zf6qfz4?rel=0]

(Fuente de la imagen: www.localfitness.com.au)

Acerca de Laura Tejerina

Blogger, redactora de noticias, community manager y profesional del mundo del fitness. Trabajo combinando mis dos pasiones: la comunicación eficaz y el ocio saludable.
Esta entrada fue publicada en Vida sana. Guarda el enlace permanente.