Black is black (II)

Siguiendo con el negro, por qué no hablar de qué llevar y cómo. Es muy fácil decirte que se lleva el negro, pero mejor ver cómo ¿verdad?

Diseñadores de Prada y Givenchy, sobre todo, han hecho una verdadera oda al negro para sus colecciones de este otoño-invierno. Aunque muchos otros también han dejado ver la fuerte influencia del negro marcada en sus colecciones.

Riccardo Tisci para Givenchy propone pitillos negro, en cuero, charol, vinilo o el clásico pantalón negro. Parece que el pitillo es su clave. Camisas que hacen que la silueta cobre volumen, por sus volantes y ondas mezcladas con transparencias y encajes de estilo romántico. Camisas en negro, básicamente, aunque también rompe un poco esa paleta monocromática con camisas en blanco y color maquillaje. Otra pieza estrella son las blazer masculinas y las mil y una cadenas llenas de crucifijos con las que han desfilado sus modelos. Estos crucifijos vienen inspirados en el look ochentero Like a Prayer de Madonna. Supongo que tendremos que animarnos a llenarnos el cuello de cadenas, aunque habrá que encontrar alguna que no pese, si no tendrás que ir directa al masajista.

Miuccia Prada también insiste en el negro pero su gran lanzamiento ha sido el encaje, negro en su mayoría. Pero también se ha atrevido a darle color. Parece que lo que esta mujer toca logra convertirlo en moda. Y así ha hecho con esos vestidos negros de encaje. Sorprendentemente, no tienen el típico aire sexy que te puede venir a la cabeza cuando piensas en encaje: son más bien de línea austera y femenina. Aunque Miuccia ha hecho el encaje protagonista de su colección no ha sido la única, muchos otros diseñadores también se han atrevido, pero no tan rotundamente.

Y hablando de colecciones negras, Stefano Pilati para Yves Saint Laurent se ha atrevido a ir más alla. Todas sus modelos llevaban el pelo teñido de negro, con un corte a lo casco, poco favorecedor, a mi gusto, y los labios pintados de negro. No sé exactamente cuál es su finalidad, no creo que pretenda que ahora todas llevemos los labios negros. Desde luego conmigo que no cuente, a menos que sea en carnavales y me disfrace de bruja..

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *