El charol también es para los hombres

Como decía, el charol también es para los hombres, y si no que se lo digan a mi marido.

En mayo hicimos una escapada a Paris-un paraíso de la moda y de las tiendas-. Fue todo un placer andar por todas esas tiendas de la milla de oro. Vas con tu atuendo de tu turista -zapatillas de correr, en mi caso- y nadie te mira con mala cara -parece ser lo normal por allí-. Es como andar de museos.

Mi marido -que es muy presumido-, mientras paseabamos por las calles iba fijándose en cómo iban vestidos los hombres, y se dio cuenta de que muchos llevaban zapatos de cordones o mocasines de charol. Así que, a cada tienda que entrabamos él iba directo a la sección de calzado masculino. Y, en efecto, en todas las tiendas había zapatos de charol.

A pesar de ser muy presumido y darle muchas vueltas, no se atrevió a cogerse unos. A lo máximo que llegó fue a comprarse unas zapatillas de Prada con unos toques de charol.

Al de unos días de haber vuelto me cuenta que se ha pasado por las tiendas de diseñadores que hay en Bilbao, preguntando por unos zapatos de charol y que nada. De hecho, le cuentan en Loewe que los habían tenido pero parece que eran muy atrevidos para los bilbaínos, y los habían tenido que devolver a la casa.

Así que se me ocurrió sugerirle una tienda multimarca, bastante moderna pero clásica a la vez en la que, de hecho, le suele gustar mucho comprar allí. Si había zapatos de charol en algun sitio tenía que ser en Juan Zabala. Y así fue, allí encontró unos Tod´s que casualidad en París había tenido en las manos, y ni siquiera se había atrevido a probarse. Allí salió de la tienda más contento que un niño con zapatos nuevos, y nunca mejor dicho. Aunque su duda era si él sería el único en llevarlos, siendo así un poco cantoso. La verdad es que se suele atrever con todo y así ha sido: cuando ha llevado traje o ha tenido que ir un poco chulito, no lo ha dudado-ha llevado sus zapatos de charol.

A cuenta de los famosos zapatos, se me ocurrió pasarme en agosto por Zara, y ver si había llegado lo que ya habíamos visto en París. Y, efectivamente, zapatos y zapatillas de charol por todas partes. Mi marido ya podía estar tranquilo.

Veremos si la gente se anima o no, pero lo que está claro, es que lo que saca Zara se lleva y es para todos los públicos.

Así que, ya sabes: anima a tu novio, marido o amigos a que sean los más modernos. Una apuesta segura.
.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *