La trenca: otro artículo casual

Siguiendo con el tema del viernes pasado: el abrigo marinero. Hoy vamos a ver qué te parece la trenca. En mi opinión, ambos abrigos son sustituibles el uno por el otro. Es decir, que uno de los dos es más que suficiente para tener en el armario. No hace falta que tengas dos abrigos estilo casual, con uno vale. Pero sí me parece una buena compra, hay muchos días que no hay que ir apenas arreglada, y la chaqueta vaquera se queda corta para el frío.

Por otro lado, quizá tengas un estilo más urbano, algo casual. Y te animas a cogerte la marinera y la trenca, ¿por qué no? Eso sí: cada una de un color. O, incluso, una cógetela bastante básica -azul marina, por ejemplo-, y la otra con cuadros escoceses – me imagino que te habrás dado cuenta lo de moda que están. De esta forma, no vas siempre con el mismo abrigo, son dos abrigos de tu estilo, pero diferentes.

Esta trenca, la de la foto de arriba a la izquierda, es un modelo de Sonia Rykiel (334€), diseñadora francesa. La prenda es bastante básicas, aunque tiene esos toques en rojo, que le dan bastente vidilla al abrigo. No sé si te has dado cuenta que el forro es a cuadros escoceses rojos, un detalle muy actual.

Esta otra trenca a la derecha es de Luella (524€), diseñadora británica. Quizá no te suene, pero si te fijas empezarás a verla. Ya ves que esta trenca tiene un aire más moderno: conseguido habiendo sustituido el clásico cierre trenca por algo diferente, pero que mantiene la misma idea.

Si te apetece animarte con una trenca, no te lo pienses mucho. Y no te preocupes por los precios, que estos eran de diseñadoras con renombre. Al ser una prenda de la temporada la tendrás en casi todas las tiendas. Eso sí, al comprar un abrigo, intenta que sea de pura lana, si no enseguida le salen bolas y es una pena (hay que mirar la etiqueta). Por ejemplo, he visto uno en tono gris jaspeado en United Colours of Benetton (135€) muy bonito y de lana, importante. Los encontrarás más baratos, pero cuidado con la lana. Un abrigo se trata de que dure.

Ya ves que la trenca combina perfectamente con pitillos, bailarinas y maxi bolso. Como vemos en la foto de arriba: un look bastante unbano. Pero unos jeans campana, años 70, no le irían nada mal. Parecerías recién salida de Love Story. Si lo combinas con una camisa de la época: tipo escocesa, flores o cachemir y te dejas la melena suelta con la raya al medio, estarás perfecta: muy 70s. Y un vestidito, como aparece en la foto de arriba, también está bien..

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *