Desde Rusia con amor

Vuelve 40 años hacia atrás, a 1968, en Woodstock, época de la revolución juvenil donde la frase “haz el amor y no la guerra” se oía por todas partes. Quiero que te sitúes bien y, si puedes, te metas en el papel. Porque el hippy se reinventa con el más puro glamour que te puedas imaginar. Existe una fuerte tendencia bohemia, pero de lo más sofisticada a la vez, llena de colorido. Eso de la hippy desaliñada y tirada ha muerto. Éste ha sido el look más chic de los desfiles.

Son muchos los diseñadores que se han sumado a la tendencia Woodstock: Hermès, Dolce & Gabbana, Cavalli, Chloé, Anna Sui... y muchos más. Pero la que más fuerte le ha pegado ha sido Frida Giannini, diseñadora de Gucci desde hace tres años. Su colección es un completo revival de esos maravillosos años setenta. Parecen prendas traídas del este de Europa, inspiradas en su folclore, que ahora se han convertido en moda. Telas llenas de flores, cachemir, mosaicos, bordados. Los trajes tradicionales del este vienen con ganas de rock y Frida ha sabido darles ese toque y ponerlos en primera fila, en cuanto a tendencia se refiere.

Si te apuntas a esta moda, hazte con un vestido folk, el estampado te lo dejo a tu gusto. Pero yo me decantaría por el cachemir, también conocido como paisley. Es lo más auténtico. No te olvides de ponerte varios collares y pendientes de aro, a poder ser. Si tienes dudas, el dorado va mejor para los complementos. Aunque seas un poco anti dorado, quítale el miedo, que no muerde. Llega con demasiada fuerza para que te eches atrás.

Si te atreves a mezclar, anúdate un puñuelo a la cintura imitando los cinturones de flecos de Gucci. O cualquier cinturón de cuero con flecos o tachuelas también le iría bien al conjunto. Ya ves que la media tupida es un indiscutible de la temporada, una vez más. Anímate también con un foulard con estampado setentero, sin miedo a la mezcla, el éxito está asegurado.

Un complemento más del look sería la chaqueta, chaleco o abrigo de pelo, indispensable. Se llevan demasiado los peludos como para que no te gusten. Si no, tira hacia un abrigo militar, tipo el estilo de chaquetas que se ven en la foto de arriba a la izquierda, llenas de detalles de pasamanería y grandes botones dorados. Ya ves que el dorado es bastante indispensable, a pesar de posibles prejuicios.

Si vas con pantalones, que sean pitillo y asegurate de ponerte las botas por encima del pantalón, en plan mosquetero: cuánto más altas, mejor. Y si la botas son de tacón, que éste sea de madera. Y si encuentrás botas con tachuelas incrustadas serás la mejor. A la hora de elegir pantalón, otra opción sería el jean setentero acampanado de talle alto, logicamente. Aunque cualquier pantallón de esta hechura sería un éxito, no tiene porqué ser vaquero.

Último detalle: cuelgate una baldolera -no hay duda. Si ésta tiene flecos y tachuelas, como la de Gucci, mejor. Y cómo no: luce esa melena con la raya al medio y cuanto más despeinada, mejor.

Como puedes ver, soy una apasionada de la colección otoño-invierno de Gucci. Frida es una máquina, la adoro..

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *