Colgadas al foulard

Te presento el accesorio que más amigas tiene: el foulard. Todo vale: palestino, hippy con flecos, o con el estampado que más te guste, desde un salvaje leopardo, pasando por unos cuadros o rayas, hasta las más dulces flores. Todo vale, pero asegúrate de que hay un algo colgado de tu cuello. Como hace Eva Mendes aquí a la izquierda, con un foulard de Burberry.

Se ha convertido en el accesorio estrella, y espero que te quede claro. Estoy segura de que ya tienes alguno, así que no lo dudes y sácalo del armario. Y si no, no sé a qué esperas. Afortunadamente no tienen por qué ser excesivamente caros. Si es de Hermès, mejor que mejor, pero no hay que exagerar. Eso sí: asegúrate de que sea suave, si es de seda será maravilloso y, si no, por lo menos que no pique. Hay muchos de lana que te pueden picar, así que ten cuidado.

Póntelo con todo. Es el mejor comodín, por no hablar de que para el invierno es tu mejor aliado. Llévalo con una camiseta casual, una chaqueta de piel, cuero o punto. Si tienes dudas a la hora de combinar, no tengas miedo, que ahora lo de mezclar está muy de moda. Si no eres tan arriesgada, con un total look negro, gris, marrón… -cualquiera de los colores invernales de los que tanto abusamos-, métele un foulard lleno de color, cualquier rojo siempre es bienvenido. Se trata de convertirlo en el protagonista de la jornada.

Seguro que alguna vez te has comprado un foulard, porque te encantaba el estampado, pero luego llegas a casa y no sabes combinarlo. Ante la duda, no lo dejes en el armario. Vístete con un total look negro, por ejemplo, y anímate a estrenar esa joya que tienes en el armario.

El otro día, una amiga iba de lo más sencilla: vaqueros, jersey cuello cisne negro, chaleco negro y, por supuesto, para aderezar el look un maxi foulard con estampado de cachemir en tonos rojos. Estaba completa: el foulard le daba un toque especial, no le hacía falta nada más para ser una modelo como la de la fotografía. De hecho, en cuanto la vi me recordó a esta foto de la derecha.

Cómo no, aquí tenemos a Kate Moss haciendo uso de la moda, que es lo que mejor sabe hacer. Cuando hablaba de no tener miedo a combinar, a esto me refería: leopardo+rayas y, ¿por qué no? Si ellas no tienen miedo, ¿por qué lo íbamos a tener nosotras? La verdad, es que encanta ese foulard de rayas.

En la fotografía de más a la izquierda, vemos a Kate con un foulard con estampado de leopardo de Louis Vuitton, que parece que le encanta porque lo tiene en tres colores diferentes. Será que a ella no le cuesta, porque la tontería son 460€.

Espero haberte convencido con el tema, aunque seguro que ya andabas bien encaminada. Sobre todo, si algún día te ves que te falta algo, cuélgate un foulard..

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *