Los mejores chalecos masculinos

Es bien sabido que este básico masculino ha vuelto a hacerse fuerte en tu armario, aunque estoy haciendo un repaso a fondo entre tu vestuario, y no lo encuentro. Ya veo que la moda del chaleco masculino te está costando, y no sé bien por qué.

Se incorporó en el vestuario femenino en los años 30 gracias a Marlene Dietrich. Volvió a resurgir con el movimiento hippy en los años 60 y se instauraron gracias a los diseños de YSL y Ralph Lauren en los 70. Desde entonces, hacía tiempo que no se hacían notar hasta que hace un par de años nuestras amigas británicas Kate Moss y Sienna Miller se pusieron a rebuscar en sus armarios, encontraron unos chalecos, y decidieron que ese era el momento preciso para sacarlos a la calle. No sabría a quién concederle el mérito exactamente, así que menciono a las dos y listo.

Esta temporada otoño-invierno el chaleco aparece como prenda básica en colecciones como Carolina Herrera, Chloè, Alexander McQueen, Etro, Chanel y unos cuantos más. Los chalecos son de todo tipo: el clásico masculino; de pelo -la estrella del invierno-; de punto; ornamentados -tipo militar, como el que tenemos a la derecha de Alexander McQueen-; de cuero; vaqueros; y como novedad, también vienen los chalecos largos, ceñidos con un cinturon estrechito.

Cómo llevarlo: juega al contrapunto y combina su aire masculino con prendas habituales de tu vestuario, como pitillos, camiseta casual, camisas femeninas, taconazo, bailarinas, collares maxi, foulard… Personalmente me encanta el combinado de vestido vaporoso (print floral, por ejemplo) +chaleco (en este, caso que el chaleco siempre vaya abierto), botas y medias tupidas. Igual que hablamos de vestidos, puede ser una falda -como vemos aquí a Sienna Miller.

Cuando hablaba de chalecos largos, me refería a más largos que éste de aquí a la derecha. Pero son de este estilo, no sé qué te parecerá… pero éste me encanta por su toque retro y totalmente femenino.

Ya ves que chalecos tienes un montón para elegir, y que molan un montón. No te lo pienses mucho y lánzate a por alguno..

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *