Nos vamos corriendo…

Parece que nos vamos corriendo al hospital ya que mi hija, Laida, parece que ya no puede esperar más. ¡¡¡Qué emoción y qué pereza!!! No quiero ni pensar en el tema del dolor… qué miedo. Además, no se puede decir que yo sea especialmente valiente. Por no hablar del histérico de mi marido que le tengo aquí pegado atacado de los nervios -creo que me va a volver loca-.

Imagen de la playa vizcaína de Laida
Imagen de la playa vizcaína de Laida, de la que viene el nombre de mi futura hija

Así que creo que por lo menos durante unos días tendré el blog totalmente olvidado, por no hablar de pasearme por vuestros blogs con los que tanto disfruto.

Deseadme mucha suerte y ya os contaré a la vuelta a ver qué tal ha ido todo.

Muchos besos!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *