Special K y yo

Como ya sabes hace casi seis meses tuve un bebé y tras un segundo embarazo y muchos kilos demás, ahora toca el proceso a la inversa. La verdad es que estoy en ello desde el principio, eso sí, hay días más y menos formales dependiendo de la tentación que persiga, claro.

A todo esto, hace un par de semanas me llamaron de Netthink la agencia de publicidad que lleva la cuenta de Kellogg’s y me propusieron hacer el plan 15 días Special K. Y encantada acepté el reto. Todo lo que me ayude a adelgazar puede resultar interesante, ¿no te parece?

Si te digo la verdad nunca he creído en el plan Special K. Siempre lo he tenido delante de mis narices porque mi marido es un fanático de los Special K, pero nunca me ha parecido algo que pudiera funcionar. Así que estoy ansiosa de ver los resultados.

Ya te contaré de cómo va el tema, tanto si es positivo como negativo. Al fin y al cabo ese es el trato que hecho con Special k. Teniendo en cuenta todas las molestias que se han tomado, confío en que todo esto salga bien y poder aprender algo nuevo, de hecho, es un estilo de dieta cómodo y fácil. Y para mi la comodidad es algo imprescindible, teniendo en cuenta que tengo el tiempo justo en lo que se refiere a la cocina.

Aquí te dejo un breve resumen de las pautas que sigo para cada comida:

Desayuno: 30 g de cereales con leche desnatada (125 ml) o un yogurt desnatado natural o de sabores (125 g). Además, un vaso de zumo natural (100 ml) o una pieza de fruta. Por último, un café con leche desnatada con edulcorante.

Media mañana: Una barrita de cereales (21.5 g) y una pieza de fruta. También se permite tomar un café, sólo o con un poco de leche, con edulcorante.

Comida: De manera habitual la comida debe estar formada por un primer plato a base de verduras (frescas o cocinadas con la menor cantidad de aceite posible), un segundo plato de carne, pescado o huevo con ensalada, arroz, pasta o patatas como guarnición y una pieza de fruta en el postre. La comida debe acompañarse con 30-40 g de pan. Una vez a la semana se puede tomar legumbres, acompañadas de ensalada, como plato único. Deben cocinarse únicamente con verduras, patatas o arroz. Si en algún caso se cocinan con carne, chorizo, panceta, tocino, etc., no deben consumir ni estos alimentos ni el caldo del plato, ya que éste es rico en la grasa despendida por los anteriores. Asimismo, alguna vez a la semana, se puede comer, como plato único, arroz o pasta, cocinados sin grasas ni salsas, y acompañados con ensalada como plato único.

Merienda: Se puede elegir entre tomar una barrita de cereales (21.5 g), un yogurt desnatado o un vaso de leche desnatada.

Cena: 40-60 g de cereales de desayuno. Con los cereales se puede utilizar leche desnatada (200 ml) o un yogurt desnatado natural o de sabores (125 g) mezclado con un poco de leche desnatada. Además, se debe tomar una o varias piezas de frutas. La fruta, también, puede tomarse en forma de zumo natural. Por último, si me quedo con hambre puedo hacerme una ensalada, pero que se sólo de hortalizas.

Ya ves que la dieta es de lo más fácil, así que veremos dentro de 15 días en qué termina la cosa. ¿Me convertiré en una chica Special K? Jejeje…

Un beso,

Begoña

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *