La Mola, un lugar para perderte

El viernes 15 de julio tuvimos el placer de asistir a un circuito spa, una magnífica cena y una noche de hotel en La Mola a 25 km del centro de Barcelona. La Mola es un hotel sostenible y todo lo que te puedes encontrar por allí, hasta el más mínimo detalle es orgánico -desde luego todo lo que esté a su alcance-. El concepto de sostenibilidad lo tienen muy arraigado, al fin y al cabo, esto del diferencia del resto.

Los exteriores del hotel son increíbles  para dar largos paseos, jugar al golf y disfrutar de su piscina de la que me quedé con las ganas. Qué buena pinta, ¿verdad?Llega la zona relax y a parte del clásico Spa & Wellness Centre con miles de tratamientos diferentes para elegir, en La Mola han incluido la experiencia Alphashere. Se trata de un nuevo concepto de relajación donde los diferentes sentidos interactúan estimulando la percepción física y mental para transportarnos a lo más profundo de nuestro interior. Fue un viaje a través de las sensaciones para llegar a un estado de ultra-relajación. Os juro que llegó un momento que no sabía ni dónde estaba hasta que caí profundamente dormida. Una experiencia que hay que vivir, además, las sensaciones de cada uno allí presentes fueron tan diferentes… que merece la pena probar. Eso sí, en estos momentos la Mola es el único hotel de España que dispone de la experiencia Alphashere.

Las habitaciones son una maravilla, sencillas pero super acogedoras. Me encantaron los productos de belleza ecológicos que había en el cuarto de baño. Los probé todos y me auto-regalé esas muestras tan chulas.
Por último,  nos tocaba degustar la cena de Artur Martinez (Capritx-estrella Michelin). Tengo que reconocer que tenía el estómago super revuelto y que no debería haber cenado ya que no era precisamente una sopita, pero no me pude resistir. Y ya que estábamos, había que probar de todo. Nos sirvieron un menú donde hacíamos una pequeña degustación de diferentes tapas -todo un manjar, de principio a fin-. Evidentemente, la filosofía del hotel también se ve reflejada en su cocina: naturaleza, saluz y respeto por el medio ambiente. Una cocina natural y ligera, aunque la txistorra y la butifarra de las fotos no diría yo que es muy ligera, jejeje… ¡¡Todo exquisito!!Ahora, me encantaría escaparme cuatro días con la familia a semejante paraíso. Estoy segura de que lo íbamos a disfrutar de lo lindo.
¡Hay que repetir!

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *