Going shopping

De vez en cuando hay que ir de tiendas. Mi cuerpo y mente lo necesitan, y el único momento en el que lo puedo hacer es cuando están los niños en clase. Si no, ir con ellos es una auténtica locura. Así que el otro día me fui de compras a la ciudad, aunque esto es tan grande que apenas me dio tiempo a ver nada.

¿Sois fieles al black & white? La verdad es que suele ser una combinación que me encanta y siempre me saca de cualquier apuro, además, últimamente me he juntado con un montón de camisas y tops blancos. Se podría decir que me ha dado por el blanco. Eso sí, siempre me gusta darle un toque de color con el bolso o los zapatos. Esta vez ha sido con mi Aire fucsia de Loewe.

Aunque es una pena, porque estropea un poco el estilismo, me puse zapato plano. De todas formas, para ir de shopping es uno de mis requisitos imprescindibles, ¿no creéis?

Creo que ya os he dicho alguna vez que vivo justo al otro lado de la bahía de San Francisco, en un pueblo llamado Sausalito. Para ir a la cuidad suelo coger el ferry -resulta comodísimo, y así no te tienes que preocupar de dónde aparcar el coche que siempre es un rollo y muy caro-. Así que tras terminar con mi rato libre en la ciudad tocaba volver al embarcadero y coger el ferry de vuelta a casa.

Por si alguien tiene alguna duda, ese puente que se ve tras de mí no es el Golden Gate. Éste es el Bay Bridge que cruza hasta Oakland y Berkeley, famosa por su universidad -puede que esto os suene más-.

 ¿Cuales sueles ser vuestros básicos para ir de compras? ¿Os gusta ir solas o acompañadas?

Un beso y nos vemos pronto. Espero que llegue el momento de acabar de coger el ritmo, y poder escribir todos los días como hacía antes. Supongo que lo conseguiré un día de estos.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *