Sailing in the bay

El otro día tuvimos la suerte de que nos invitaran a navegar. Aquí todos los días ves un montón de veleros en la bahía, pero los fines de semana es algo increíble. Así que aprovechándonos de la afición que hay por aquí a los barcos, y de la amabilidad de unos amigos, el otro día nos apuntamos a la aventura. Por supuesto, eso supuso otro día de baby sitting pero mereció la pena. Estaba claro que cuatro o cinco horas navegando era demasiado para ellos y si les llevaba acabaría tirándome por la borda -os lo puedo asegurar-, así que la opción de la baby sitter fue la correcta.

¡Qué poco me gusta llevar gorros, pero había que hacer un poco el mongolo…!De lejos se puede ver el Golden Gate y cómo la niebla entraba por el pacífico…Esa niebla suele ser heladora… sobre todo, si llega hasta Sausalito.Os presento a Sausalito, lo que podríamos llamar ahora mi pueblo.Mi marido haciéndose el interesante, jejeje… estaba encantado pilotando el velero.Y llegamos hasta Financial District de San Francisco, donde da gusto disfrutar de las vistas de los rascacielos.A pesar de ser una día precioso, al final hizo falta el chaleco y todo lo demás. No sé ve bien, pero el chaleco es una chulada de The North Face. La verdad es que a los americanos les encanta esta marca y, aunque no sea mucho mi estilo, hay momentos en los que este tipo de ropa a mí también me encanta. Soy ese tipo de personas que piensa que hay que estar bien preparada para cada ocasión, jejeje… así que las compras de The North Face han sido más que necesarias.Ya es viernes, así que espero que disfrutéis del fin de semana.

Un beso,

Begoña

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *