Ya estamos de vuelta

Después de semanas fuera de juego, creo que se puede decir que vuelvo a la acción. Hace ya casi dos semanas que estamos de nuevo en San Francisco, y se puede decir ya hemos superado el jet lag y ordenado las miles de maletas que trajimos. A ver cómo les explicaba yo a mis hijos que los regalos de navidades se tenían que quedar en casa… así que me tocó traer casi todo, vamos, un horror: un total de siete inmensas maletas.

Aquí todo sigue igual, y esta vez la adaptación de los niños ha sido inmediata. Se podría decir que no ha habido adaptación. La verdad es que estaban encantados de volver al cole y ver a sus amigos -cosa que facilita mucho la situación-. Son unos campeones.

Estamos teniendo un tiempo fantástico, rondan los 20 grados, así que estoy como loca de contenta. Esperemos que dure lo más posible. Los días siempre son más fáciles cuando luce el sol, ¿verdad?

Una vez más vuelvo a intentar quitarme el flequillo, aunque no sé si lo conseguiré. Me encanta el flequillo, pero reconozco que da trabajo y o está perfecto o es un horror, así que por ahora me he cansado. Ahora sueño con una melena larga y lisa, jejeje… no sé yo lo que aguantaré.Por fin llegó el barco a San Francisco con todas nuestras cosas en diciembre, de hecho, mientras nosotros pasábamos las navidades por allí. El reencuentro con las cosas del barco ha sido ahora cuando hemos llegado en enero. Así que estamos encantados, ahora sí que estamos como en nuestra propia casa. Ahora estoy volviendo a estrenar de todo. No sabéis que ilusión hace volver a recuperar la ropa, como estos pitillos de cuero que me encantan.

Pantalones de cuero: Stouls// Jersey: Religion// Bolso: Loewe// Botines: It Shoes// Gafas de sol: Dior

Prometo publicar más a menudo. Se puede decir que todo el mogollón de la llegada ya ha pasado, así que espero estar más libre y centrada de ahora en adelante.

¡Un beso!

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *